Escuela de Tango Danza "DISCEPOLIN"

 

Cain

Por Néstor Pinsón

 



Bailarín
Nombre verdadero: Bernabé Simara (según el Instituto de Musicología Carlos Vega)
Apodos: El Negro, El Rey del Tango

Este olvidado bailarín del cual resulta muy difícil conseguir datos fehacientes, inicia su carrera cuando en el año 1909 triunfa en el concurso de bailes de carnaval de la ciudad de Buenos Aires.

Luego logra otros primeros premios en los certámenes organizados por los teatros Casino y Politeama.
A partir de entonces su nombre trasciende en ambas orillas del Río de la Plata y, en Montevideo, gana el torneo del Royal Theatre.
Su incipiente fama tanto como bailarín como maestro impulsan a la señorita Papillón –renombrada artista francesa de varieté que había aprendido con Simarra a bailar el tango- a contratarlo, en 1911, para acompañarla a París.
Su extraordinaria calidad coreográfica y su pintoresca indumentaria de gaucho le valieron el apelativo de “El Rey del Tango”. Simarra se presentaba con atuendo criollo, portando facón, chiripá y espuelas.
Revalidó sus títulos de triunfador en las competencias de danza ganando los concursos para profesionales de los teatros Femina, en 1912 y Folie Magic en 1913, ambos en París. Su compañera de entonces era la cubana Ideal Gloria, la bailarina de tango de mayor reputación internacional.
Al tiempo Simarra se muda de París al exclusivo balneario Lido, en Venecia, Italia. Allí es contratado como profesor del aristocrático hotel Excelsior.

Bernabé Simarra dando clases de tango.
A comienzos de la década del veinte viaja a Barcelona donde instala una academia de danzas, orientada a enseñar el tango a la clase alta catalana.
Al tiempo, este especialista en ganar concursos de baile obtiene el primer premio del festival para bailarines organizado por el teatro Principal Palace.
En el año 1936 estalla la guerra civil española y Simarra tuvo que abandonar precipitadamente la península ibérica, dejando todos sus bienes. Viaja a Montevideo, donde se radica y fallece en la más cruda miseria.
Excepto esta breve semblanza que pudimos rescatar de comentarios publicados en la revista Fray Mocho, del 28 de marzo de 1913, y algunas otras fuentes de la época, ignoramos casi todo de este destacado bailarín. En la mencionada revista hay una fotografía en la que vemos a Simarra bailando con su compañera Ideal Gloria con el siguiente epígrafe: «Simarra actúa de profesor en una de las más conocidas academias parisinas, la de M. Camilo de Rhynal, para sus presentaciones luce un curioso atavío de gaucho teatral».
Fuente: Todo Tango
atrás
indice
adelante
Atrás
Indice
Adelante